Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar


El libro de la selva

  • Rudyard Kipling
  • 978-84-9801-905-6
  • 96 páginas
  • 22,5 x 29 cm
  • Rústica con solapas

El libro de la selva

Un libro para colorear

  • Este libro tan especial incluye imágenes y dibujos inspirados en El libro de la selva de Rudyard Kipling.
  • Se pueden colorear los personajes principales, Mowgli, Baloo (el oso pardo), Bagheera (la pantera negra), Kaa (la serpiente), sin olvidar el aterrador tigre, Shere Khan, así como las bonitas franjas decorativas y diseños, ¡y dotar de una vida llena de color a la selva!
  • «¡Oh, escuchad el canto! ¡Buena caza para todos los que observan la Ley de la selva!».


11,90 €

11,44 € (sin IVA)


Ver interior del libro

Las ilustraciones en este libro incluyen a todos los personajes principales, quienes se ven complementados por dibujos decorativos que se basan en diseños indios que invitan a jugar y ser imaginativo mientras se exploran las escenas del cuento clásico.

 

Con citas del texto original de Kipling, este libro ofrece una divertida forma para relajarse conforme se desarrolla la creatividad y se vive una aventura en la selva.

 

Autor

 

Joseph Rudyard Kipling nació en la India, en 1865, hijo de John Lockwood Kipling, artista y profesor de escultura arquitectónica en la Jeejeebhoy School of Art, y su esposa, Alicia. Vivió sus primeros años de infancia en Bombay (en la actualidad, Mumbai), una época dichosa y feliz en la India, repleta de paisajes y sonidos exóticos. Su niñera se encargó de llevar a Rudyard y a su hermana más joven, Alicia, de paseo por el campo y los mercados locales. De este modo, el joven Rudyard se enamoró de ese país y de su cultura. A los seis años de edad fue enviado a Inglaterra, pero regresó a la India a los dieciséis, donde se reunió con sus padres, concretamente en Lahore. Todos los recuerdos de sus primeros años, los sonidos, los paisajes, incluso el lenguaje, que él pensó que habría olvidado, volvieron a él una vez que se encontró de nuevo en el país. Su amor por la India, por su gente, su cultura y su forma de vida, y las criaturas a las que conoció, le inspiraron para escribir El libro de la selva.